Cirugía plástica y medicina estética

Varices y láser vascular

Hay diferentes tipos de varices; desde unas muy profundas y gruesas hasta otras muy finas y superficiales. En los 20 años de experiencia del Doctor Francisco Solesio tratando pacientes de medicina y cirugía estética, la mayoría de las pacientes que le consultan por varices presentan en sus piernas pequeñas arañas vasculares.

Estas se caracterizan por ser finas, tener una coloración azulada o rojiza suelen ser ramificadas y a menudo confluyen en un punto dando aspecto de ramas de árbol. Sus localizaciones más frecuentes son en las piernas y en las zonas expuestas al sol como nariz, cara o escote. Aun siendo finas las hay de poca extensión y, en otros casos, afectan zonas más extensas.

 

Cirugía plástica y medicina estética

Varices y láser vascular

Hay diferentes tipos de varices; desde unas muy profundas y gruesas hasta otras muy finas y superficiales. En los 20 años de experiencia del Doctor Francisco Solesio tratando pacientes de medicina y cirugía estética, la mayoría de las pacientes que le consultan por varices presentan en sus piernas pequeñas arañas vasculares.

Estas se caracterizan por ser finas, tener una coloración azulada o rojiza suelen ser ramificadas y a menudo confluyen en un punto dando aspecto de ramas de árbol. Sus localizaciones más frecuentes son en las piernas y en las zonas expuestas al sol como nariz, cara o escote. Aun siendo finas las hay de poca extensión y, en otros casos, afectan zonas más extensas.

El tratamiento para eliminar varices o arañas vasculares

Varices y arañas vasculares en Alicante

Causas de las Varices y Arañas vasculares.

Las venas son como tuberías que llevan la sangre desde los capilares hasta el corazón, pero el avance de dicha sangre no se produce por la presión sanguínea ya que esta se va perdiendo en las arterias hasta llegar a los capilares. El retorno venoso de la sangre por las venas de la cabeza se explica fácilmente por la gravedad, pero en el caso de las piernas es más complicado.

Al contraer los músculos de las piernas y al movernos, se colapsan las venas por lo que la sangre avanza. Cuando se relajan dichos músculos, la sangre volvería a bajar si no fuera por unas válvulas que hay dentro de las venas que evitan que retroceda. Así progresivamente “empujón a empujón” va ascendiendo de válvula en válvula hasta llegar al abdomen donde es ayudada por el bombeo de los músculos respiratorios.

Cada válvula retiene una pequeña parte de sangre (la correspondiente a “su piso”), del mismo modo que en un edificio cada bañera tiene un poco de agua,. Pero cuando una válvula se estropea, no es capaz de retener la sangre y esta cae a la de abajo. Es como si el suelo de un baño se rompiera y se cayera la bañera al vecino de abajo. En esta situación la válvula de abajo se sobrecarga haciéndo más fácil que también se estropee. El piso del baño de abajo puede romperse al aguantar dos bañeras. Y así sucesivamente.

Como consecuencia de ello la parte más baja de la vena tiene tanta sangre que dilata sus paredes por la presión que provoca. Es entonces cuando comienzan a hacerse visible las varices y las arañas vasculares.

En ocasiones hay otro factor importante en la formación de las varices que son los tratamientos con hormonas (anticonceptivos y similares) o el aumento natural de las mismas (embarazos, etc…).

En otras ocasiones las arañas vasculares aparecen por lesiones en las venas tales como traumatismos o daño sol

Hay muchos factores que aumentan las posibilidades de que una persona desarrolle varices o arañas vasculares. Estos incluyen:

  • Edad. A mayor edad, hay un incremento estadísticamente significativo de aparición de problemas venosos.
  • La exposición al sol favorece la aparición de pequeñas arañas vasculares, principalmente en la casa y más concretamente en la nariz.
  • Cambios hormonales. Esto ocurre durante la pubertad, el embarazo y la menopausia. Tomar píldoras anticonceptivas y otros medicamentos que contienen estrógenos y progesterona también puede contribuir a la formación de rices o arañas vasculares.
  • Embarazo. Cuando estáis embarazadas tenéis más sangre circulando por vuestro cuerpo, además de tener cambios hormonales severos. A medida que crece el útero, además se va comprimiendo las venas del abdomen por lo que dificulta el retorno venoso de las piernas hasta el corazón aumentando la presión de la sangre sobre las válvulas y provocando que fallen.
  • El sobrepeso es otro de los factores que ayudan a la aparición de varices.
  • Genética. En algunos pacientes el origen de las varices está relacionado con unas válvulas más débiles. Hay casos de agrupación familiar.
  • La falta de movimiento. Estar sentado o de pie durante mucho tiempo hace que se vaya acumulando más sangre en las piernas. Esto se traduce en una mayor presión sobre las válvulas venosas aumentando la posibilidad de que fallen y las varices se hagan visibles. Por eso es bueno moverse un poco de vez en cuando y usar medias de compresión

La mayoría de las arañas vasculares aparecen en las piernas debido a la presión del peso corporal, la fuerza de la gravedad y la tarea de llevar la sangre desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón.

En comparación con otras venas en el cuerpo, las venas de las piernas tienen el trabajo más difícil a la hora de llevar la sangre de vuelta al corazón, ya que han de soportar una mayor presión. Esta presión puede ser más fuerte que las válvulas de las vías de las venas.

No siempre es posible evitar la aparición de las varices, pero aun así hay unas pautas generales que pueden ayudarnos a frenar el progreso de la enfermedad y a aliviar las molestias que producen.

  • Consumir una dieta baja en sal y rica en alimentos ricos en fibra. Comer fibra reduce el riesgo de estreñimiento, que pueden contribuir a las venas varicosas. Los alimentos altos en fibra incluyen las frutas y verduras frescas y granos enteros, como el salvado. Comer menos sal ayuda a tener menor volumen de sangre y por tanto menor presión.
  • Controlar el sobrepeso.
  • Usar fotoprotector solar (sobretodo en la cara).
  • Hacer ejercicio regularmente. De este modo mejoramos la circulación en general y la de las piernas en particular.
  • No estar de pie o sentado durante largos períodos de tiempo. Si no es posible evitar esto (motivos laborales, etc…) conviene hacer ejercicios cada 30 minutos trasladando el peso del cuerpo de un pie a otro. De este modo al comprimir diferentes músculos, estamos ayudando a la sangre a avanzar progresivamente.
  • No cruzar las piernas durante mucho tiempo cuando se está sentado. Dejar que la sangre pueda fluir.
  • Cuando estemos senado, reposarlos pies en alto ayuda a favorecer el retorno venoso.
  • Usa medias elásticas de compresión fuerte hasta la cintura y evita la ropa ajustada en la cintura, ingle o piernas.
  • Evita usar taconazos durante largos mucho tiempo. Pueden ser muy bonitos, pero son fatales para los huesos del pie y dificultan los movimientos del tobillo, que son necesarios para movilizar la sangre de las piernas.

Hay muchos factores que aumentan las posibilidades de que una persona desarrolle varices o arañas vasculares. Estos incluyen:

  • Edad. A mayor edad, hay un incremento estadísticamente significativo de aparición de problemas venosos.
  • La exposición al sol favorece la aparición de pequeñas arañas vasculares, principalmente en la casa y más concretamente en la nariz.
  • Cambios hormonales. Esto ocurre durante la pubertad, el embarazo y la menopausia. Tomar píldoras anticonceptivas y otros medicamentos que contienen estrógenos y progesterona también puede contribuir a la formación de rices o arañas vasculares.
  • Embarazo. Cuando estáis embarazadas tenéis más sangre circulando por vuestro cuerpo, además de tener cambios hormonales severos. A medida que crece el útero, además se va comprimiendo las venas del abdomen por lo que dificulta el retorno venoso de las piernas hasta el corazón aumentando la presión de la sangre sobre las válvulas y provocando que fallen.
  • El sobrepeso es otro de los factores que ayudan a la aparición de varices.
  • Genética. En algunos pacientes el origen de las varices está relacionado con unas válvulas más débiles. Hay casos de agrupación familiar.
  • La falta de movimiento. Estar sentado o de pie durante mucho tiempo hace que se vaya acumulando más sangre en las piernas. Esto se traduce en una mayor presión sobre las válvulas venosas aumentando la posibilidad de que fallen y las varices se hagan visibles. Por eso es bueno moverse un poco de vez en cuando y usar medias de compresión

La mayoría de las arañas vasculares aparecen en las piernas debido a la presión del peso corporal, la fuerza de la gravedad y la tarea de llevar la sangre desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón.

En comparación con otras venas en el cuerpo, las venas de las piernas tienen el trabajo más difícil a la hora de llevar la sangre de vuelta al corazón, ya que han de soportar una mayor presión. Esta presión puede ser más fuerte que las válvulas de las vías de las venas.

No siempre es posible evitar la aparición de las varices, pero aun así hay unas pautas generales que pueden ayudarnos a frenar el progreso de la enfermedad y a aliviar las molestias que producen.

  • Consumir una dieta baja en sal y rica en alimentos ricos en fibra. Comer fibra reduce el riesgo de estreñimiento, que pueden contribuir a las venas varicosas. Los alimentos altos en fibra incluyen las frutas y verduras frescas y granos enteros, como el salvado. Comer menos sal ayuda a tener menor volumen de sangre y por tanto menor presión.
  • Controlar el sobrepeso.
  • Usar fotoprotector solar (sobretodo en la cara).
  • Hacer ejercicio regularmente. De este modo mejoramos la circulación en general y la de las piernas en particular.
  • No estar de pie o sentado durante largos períodos de tiempo. Si no es posible evitar esto (motivos laborales, etc…) conviene hacer ejercicios cada 30 minutos trasladando el peso del cuerpo de un pie a otro. De este modo al comprimir diferentes músculos, estamos ayudando a la sangre a avanzar progresivamente.
  • No cruzar las piernas durante mucho tiempo cuando se está sentado. Dejar que la sangre pueda fluir.
  • Cuando estemos senado, reposarlos pies en alto ayuda a favorecer el retorno venoso.
  • Usa medias elásticas de compresión fuerte hasta la cintura y evita la ropa ajustada en la cintura, ingle o piernas.
  • Evita usar taconazos durante largos mucho tiempo. Pueden ser muy bonitos, pero son fatales para los huesos del pie y dificultan los movimientos del tobillo, que son necesarios para movilizar la sangre de las piernas.
Descuentos y promociones

Visita la shop online

Preguntas frecuentes

Vuestras dudas sobre varices y arañas vasculares

¿Es muy frecuente la aparición de varices en las piernas?

Si, aproximadamente el 50 por ciento de la gente tiene algún problema venoso, especialmente las mujeres.

¿Son peligrosas las arañas vasculares?

Las varices grandes nos dan la pista de que podría existir un problema en el sistema venoso profundo. Las arañas vasculares superficiales, normalmente son problemas aislados. Aun así es conveniente que cada caso sea valorado por un especialista con experiencia en la materia. Aun cuando no son peligrosas, pueden causar cansancio, picor y molestias (además del componente estético) por ello es conveniente tratarlas.

¿Vuelven a aparecen las varices tras el tratamiento?

Actualmente, tratamientos como el láser vascular para arañas vasculares tiene tasas de éxito muy altas. Lamentablemente, debido a que las válvulas dañadas no se reparan, puede aparecer más arañas después del tratamiento. Por ello, lo mejor es prevenirlas mediante un cambio en los hábitos de vida y ayudar a nuestras venas con medias elásticas de compresión durante el día. De esta manera se potencia las efectividad del tratamiento con láser vascular al tener los tejidos en un mejor estado.

¿Cómo se tratan las arañas vasculares?

El tratamiento de las arañas vasculares es para aliviar los síntomas, prevenir su progresión y mejorar el aspecto de las piernas. Encontramos muchos diferentes, siendo el láser vascular uno de los más efectivos. En ocasiones es suficiente con un cambio del estilo de vida, pero en otras ocasiones más severas puede hacer falta tratamientos médicos. Entre ellos disponemos de: Las medias de compresión. Colapsan la vena haciendo que sea más efectivo el bombeo por los músculos circundantes. La escleroterapia o uso de espuma. Es el tratamiento más común para tratar las arañas vasculares y las varices. Mediante una punción dentro de la vena con una aguja finísima (no requiere ni anestesia) se inyecta en su interior una espuma que produce el colapso de la vena tratada. De este modo la vena se vacía de sangre y deja de ser visible. No requiere quirófano ni hospitalización. Se hace en la consulta. Se puede hacer vida normal inmediatamente después del tratamiento. Las venas desaparecen en unas semanas, aunque habitualmente se ha de repetir el tratamiento en la misma zona más de una vez. Los tratamientos se realiza cada mes o mes y medio. Es posible tener que utilizar medias de compresión después de la escleroterapia para ayudar con la curación y disminuir la inflamación. Este tratamiento es muy eficaz si se hace correctamente. La cirugía. En casos de venas muy dilatadas, se extrae la vena mediante una cirugía. El láser vascular. Consiste en la iluminación con una luz especial (laser) que calienta la sangre que hay en la vena haciendo que se produzca un coagulo que tapa la vena para cerrarse posteriormente. De este modo la vena se fibrosa y desaparece la araña. Esto no deja cicatrices porque no corta la piel. En algunos pacientes sensibles puede oscurecer un poco la piel de la zona.
Preguntas frecuentes

Vuestras dudas sobre varices y arañas vasculares

¿Es mu frecuente la aparición de varices en las piernas?

Si, aproximadamente el 50 por ciento de la gente tiene algún problema venoso, especialmente las mujeres.

¿Son peligrosas las arañas vasculares?

Las varices grandes nos dan la pista de que podría existir un problema en el sistema venoso profundo. Las arañas vasculares superficiales, normalmente son problemas aislados. Aun así es conveniente que cada caso sea valorado por un especialista con experiencia en la materia. Aun cuando no son peligrosas, pueden causar cansancio, picor y molestias (además del componente estético) por ello es conveniente tratarlas.

¿Vuelven a aparecer las varices tras el tratamiento?

Actualmente, tratamientos como el láser vascular para arañas vasculares tiene tasas de éxito muy altas. Lamentablemente, debido a que las válvulas dañadas no se reparan, puede aparecer más arañas después del tratamiento. Por ello, lo mejor es prevenirlas mediante un cambio en los hábitos de vida y ayudar a nuestras venas con medias elásticas de compresión durante el día. De esta manera se potencia las efectividad del tratamiento con láser vascular al tener los tejidos en un mejor estado.

¿Cómo se tratan las arañas vasculares?

El tratamiento de las arañas vasculares es para aliviar los síntomas, prevenir su progresión y mejorar el aspecto de las piernas. Encontramos muchos diferentes, siendo el láser vascular uno de los más efectivos. En ocasiones es suficiente con un cambio del estilo de vida, pero en otras ocasiones más severas puede hacer falta tratamientos médicos. Entre ellos disponemos de: Las medias de compresión. Colapsan la vena haciendo que sea más efectivo el bombeo por los músculos circundantes. La escleroterapia o uso de espuma. Es el tratamiento más común para tratar las arañas vasculares y las varices. Mediante una punción dentro de la vena con una aguja finísima (no requiere ni anestesia) se inyecta en su interior una espuma que produce el colapso de la vena tratada. De este modo la vena se vacía de sangre y deja de ser visible. No requiere quirófano ni hospitalización. Se hace en la consulta. Se puede hacer vida normal inmediatamente después del tratamiento. Las venas desaparecen en unas semanas, aunque habitualmente se ha de repetir el tratamiento en la misma zona más de una vez. Los tratamientos se realiza cada mes o mes y medio. Es posible tener que utilizar medias de compresión después de la escleroterapia para ayudar con la curación y disminuir la inflamación. Este tratamiento es muy eficaz si se hace correctamente. La cirugía. En casos de venas muy dilatadas, se extrae la vena mediante una cirugía. El láser vascular. Consiste en la iluminación con una luz especial (laser) que calienta la sangre que hay en la vena haciendo que se produzca un coagulo que tapa la vena para cerrarse posteriormente. De este modo la vena se fibrosa y desaparece la araña. Esto no deja cicatrices porque no corta la piel. En algunos pacientes sensibles puede oscurecer un poco la piel de la zona.
Kyra favicon

solicita más información

Le informamos que el responsable del tratamiento de estos datos es Kyra surgical & medical center y la finalidad del mismo es la gestión, estudio y resolución de las consultas efectuadas y, en caso de que así expresamente lo consienta marcando la casilla al efecto, para el envío de comunicaciones comerciales de nuestros productos y servicios, encontrándonos legitimados para este tratamiento a través del consentimiento que nos está otorgando en este acto. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Usted certifica que es mayor de 14 años y que por lo tanto posee la capacidad legal necesaria para la prestación de este consentimiento y todo ello, de conformidad con lo establecido en la Política de Privacidad. Puede usted acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos pinchando aquí + info

Kyra favicon